Con el pie cambiado

Iba a ser un divertimento, un blog pequeño, casi íntimo, en el que hablar de las cosas que nos unen. No esperábamos una acogida así, tan desproporcionada. Y tenemos varias pruebas de ello: como la cantidad de detalles que tenemos aún por pulir en la web, que prácticamente salió con lo puesto y dos entradas; la fecha escogida para darle vida al invento, con fiestas de esas que bloquean el país; y el hecho de que me fui de vacaciones diez días, nada más inaugurarlo. Nos pillasteis, literalmente, con el pie cambiado. A ambos.

Dabo, que está más acostumbrado a tener grandes audiencias y millones de seguidores en la vasta internet está desconcertado. Se pasea arriba y abajo, fumando compulsivamente mientras mira al infinito. Por mi parte, acostumbrado a que sólo me siga mi madre y algún que otro familiar despistado, tanta atención me tiene desvelado. ¿Qué pasará si un día, por error, hablo de Red Hat? ¿Me creeré un hacker sólo por tener un dominio con esa palabra? ¿Sueña Lenny con pequeños Potatos?

Así que, para terminar con esta tensión, hemos decidido dos cosas: la primera, dejar de fumar. La segunda, mucho más completa, pasa por los siguientes puntos:

  1. una sección de trucos. La idea que nos apuntó manel (¡gracias!) es realmente buena y vamos a empezar a poner unas cuantas entradas con trucos y curiosidades. No serán largas pero sí lo más completas posibles.
  2. sección exprés. ¿Hace falta explicarlo? Entradas breves, rápidas de leer y con contenido. Porque no a todos nos gusta leer volúmenes completos de la Encyclopaedia Britannica.
  3. enlaces. El apartado de enlaces está tan vacío y desangelado que parece una web de los noventa. Queremos enlazaros a todos porque es de justicia y una forma pequeña, de devolver la atención prestada.
  4. pulir la web. Porque sí, porque nos pilló el toro con cosas por hacer y hay que terminarlas.

En breve esperamos poder decir que ya estamos a la altura de nuestra audiencia.

16 ideas sobre “Con el pie cambiado”

Los comentarios están cerrados.