Mil novecientos ochenta y cuatro

1984

No era deseable que los trabajadores tuvieran sentimientos políticos intensos. Todo lo que se les pedía era un patriotismo primitivo al que se recurría en caso de necesidad para que trabajaran horas extraordinarias o aceptaran raciones más pequeñas. E incluso cuando cundía entre ellos el descontento, era un descontento que no servía para nada porque, por carecer de ideas generales, concentraban su instinto de rebeldía en quejas sobre minucias de la vida corriente.

G. Orwell

Escrito en 1947, cualquier parecido con la realidad es pura y dura coincidencia… o no.

3 ideas sobre “Mil novecientos ochenta y cuatro”

Los comentarios están cerrados.