WordPress Multisite y el tamaño de ficheros

wordpress

Hay un dicho que reza que la confianza es mala consejera y, otra vez, acabo de darme cuenta por la vía difícil. El escenario es de sobra conocido: un servidor, con apache2 y php5, alojando varios wordpress y, en uno de ellos, el tamaño máximo de archivos a subir es de un mísero mega y yo, que tengo disquetes de 3 1/2 con más capacidad que eso, me niego.

Y claro, ahí es donde la confianza campa a sus anchas porque voy de cabeza a editar /etc/php/apache2/php.ini, a meterle megas a los valores post_max_size y upload_max_filesize hasta que puedan albergar una instalación media de SAP. Reinicio apache2y… nada. Sigue diciendo que con un mega voy que ardo. Desde algún lugar de mi cabeza, la confianza asiente mientras me susurra que lo que hice está bien y que el maldito wordpress (lo sé, lo sé, hablaba el enfado) está equivocado. Compruebo los fallos un par de veces más, reinicio con saña y… lo mismo, nada.

Al cabo de un rato, toca recapitular, volver al génesis, a los orígenes, me digo. Si, es un apache2 con php5 y varios blogs pero en un dos instalaciones de wordpress, una normal y otra multisite. Y si, contínuo pudiendo subir ficheros de hasta un megabyte pero la función php_info() me muestra que valor que he puesto en el fichero php.ini así que esto tiene que ser algo del multisite que está gracioso.

Y así, desoyendo a la maldita confianza, me puse a bucear por las opciones generales de wordpress multisite, que son muchas y variadas y, abajo del todo, encontré un título autoexplicativo, Tamaño máximo de archivo, cuyo valor asignado era de un megabyte.

La conclusión es que es para aumentar el tamaño de los ficheros a subir al servidor, debemos modificador ambos valores y que el asignado en el fichero php.ini debe ser mayor que el referenciado en la configuración de la plataforma. Y, por supuesto, no hacer las cosas por inercia, fiándonos de la confianza.

 

Lectura y descarga recomendada: “El libro del administrador de Debian” (8)

Hoy toca una recomendación en forma de libro de cara al fin de semana. Algunos ya lo conoceréis, pero seguramente otros no y si buscáis información de nuestra querida distro, “Debian Handbook” tiene mucha y muy buena.

Además, es una forma de colaborar con Debian ya que podéis descargar el libro tras una donación (mínimo 3 € y máx 200) en diferentes idiomas y formatos digitales: PDF, ePub o Mobipocket como podéis ver a continuación. Y ojo, no sólo de la versión 8, sino de Wheezy y Squeeze (versiones old y old-old stable).

Debian 8 libro

Pero si lo vuestro es leer en papel, como veis también es posible conseguir una copia impresa (en Inglés). Yo ya tengo mi copia en ePub de esta nueva entrega por lo que me cobrarán mañana por la noche por una birra (o menos -;).

 

Happy data privacy day!

lock

Pues resulta que hoy es el día de la privacidad de los datos y yo me entero a través del paripé de los de la G azul y su hashtag. Manda huevos. Sea como sea, aprovechemos la oportunidad para recordar que el derecho a la privacidad es un derecho fundamental e inalienable recogido, entre otros, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, ni su familia, ni cualquier entidad, ni de ataques a su honra o su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

O en el artículo 18 de la Constitución Española:

1.- Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

2.- El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.

3.- Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.

4.- La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

Y que sin embargo nos toca defender con uñas y dientes, ante la insaciable voracidad de las grandes multinacionales, gobiernos y lobbies.

Que no te pillen desprevenido.

 

Aplicaciones para escapar al yugo de la gran G

No suelo empezar así, y menos después de tanto tiempo sin dar señales de vida pero, si aún no has leído el libro El pequeño libro rojo del activista en la red de Marta Peirano, ya estás tardando. Además de didáctico e instructivo (y detallado y acertado y paranoico y muchas cosas más), nos recuerda que el anonimato es una ilusión y que, básicamente, somos productos que pueblan internet. Algo así como los habitantes de aquellos capullos rosaceos de las granjas de electricidad de Matrix, no nos damos cuenta que somos quienen alimentan a la bestia (o bestias) y, además, estamos encantandos con nuestras vidas en esa ilusión de colores en que nos mantienen.

Analogías aparte, leer el libro de Marta Peirano en los últimos días me ha reforzado una idea que tenía dando vueltas por la cabeza y que ya había empezado a aplicar: desvincularme de google. Llevo algunos años sustituyendo servicios de la gran G por otros basados en software libre y mantenidos en servidores propios desde un año antes de que cerrasen reader (si, en 2016 y todavía con esto…), con un resultado esperanzador. Si, hacen muy bien las aplicaciones para que tú no tengas complicaciones e integran perfectamente con el teléfono pero, en mi opinión, el peaje es demasiado grande. Personalmente estoy cansado de meterme en las configuración de google de mi teléfono para decirle, entre otras, que no recuerde por donde me muevo, que no me de información que no le he pedido, que no lea mi agenda y que desactive la señal GPS. Por eso cada dos o tres meses me paso, a ver qué han vuelto a activar.

Como siempre que me complico la vida con estos proyectos, parto de un escenario y unas condiciones. En esta ocasión el escenario es múltiple y las condiciones leoninas:

  1. Escenario
    • linux: instalar, configurar y mantener el programa en linux, GNU/Debian preferentemente.
    • linux: utilizar el programa en linux, sobre diferentes escritorios (MATE, gnome, xfce) y programas (thunderbird, evolution).
    • android: utilizar el programa en el móvil de manera fluida.
    • LAMP: fácil de mantener y gestionar.
  2. Condiciones
    • software libre: What else?
    • múltiples plataformas: poder utilizarlo desde un navegador y/o un programa cliente.
    • gestión completa de los datos: ya está bien de enviar mi información fuera.
    • versatilidad y facilidad de uso: no voy a sustituir servicios que funcionan muy bien por otros a medio hacer.

La lista de servicios a sustituir ha ido aumentando con el tiempo y, de comenzar buscando un buen sustituto a reader he terminado buscando sustituto a casi cualquier aplicación que venga instalada por defecto en el móvil. Lo sorprendente es que las hay y muy buenas.

Y, los nominados son…

google reader (lector de feeds)

Fue el primer servicio que sustituí, en parte porque me di cuenta que las alternativas a reader no me terminaban de convencer, en parte porque nada garantizaba que no terminase en otro servicio que cerrase también. El elegido fue Tiny Tiny RSS y, a día de hoy, no puedo estar más contento. Es muy configurable, soporta los comandos de reader (si, es una extravagancia mía) y es fácil de mantener, incluso para varios usuarios. La aplicación android, ttrss reader, es sencilla y rápida.

delicious (favoritos)

Cuando tienes varios ordenadores, varias plataformas y varios navegadores, querer guardar un enlace es ligeramente complicado. Por eso cuando del.icio.us se fue al garete, le busqué un sustituto que resultó ser SemanticScuttle. Al igual que con Tiny Tiny RSS, su mayor virtud fue ser un del.icio.us con añadidos, muchos añadidos. Además de las condiciones (irrenunciables), SemanticScuttle funciona con múltiples usuarios, es fácil de utilizar, tiene extensiones para firefox (no sé para el resto de navegadores), tiene zona pública y privada donde guardar los enlaces y permite compartir enlaces entre los usuarios del sitio, entre otras cosas. Tiene aplicación para android.

google keep (notas)

Soy un usuario de notas en el móvil desde mi último nokia pero tampoco soy un fanático ni un usuario pro. Intenté utilizar evernote y keep y me sentí más cómodo con la última, porque era más sencilla y no tenía tantas opciones que no usaba. Ademas, la aplicación de evernote para linux es la web y no me entedía bien con nixnote (antes nevernote), el clon para linux. Así que cuando me topé con tomboy, rainy y tomdroid, dejé de buscar. Es sencillo de usar, soporta añadidos y, salvo el pequeño detalle de que las notas (aún) no soportan markdown, es perfecto para mí y mi uso moderado. También quiero dejar constancia que he tenido a rainy alojado en la raspberry pi modelo 1 durante seis meses sin ningún problema, ni de rendimiento ni de estabilidad, que no todo van a ser servidores dedicados con gigas y gigas de RAM.

Por cierto, si alguien va a pegarse con rainy para tener un servidor de notas multiusuario que funcione con el móvil y en cualquier navegador, le recomiendo que no lo haga, que lea el siguiente punto y se quede con este nombre: grauphel. De nada ;).

google drive (la nube)

Al principio sólo estaba dropbox y sus 2 GB de almacenamiento. Luego llegó drive, de google y subieron un poco más el espacio pero compartíendolo con el correo y las fotos. Y luego apareció owncloud y todos esos servicios dejaron de tener sentido para mí. Pasé de tener 2 GB a 16 GB de espacio simplemente instalándolo en una raspberry pi con un USB de esa capacidad (si, la misma raspberry que ya tenía funcionando rainy, el servidor torrent y un par de cositas más). Al final he subido la apuesta instalándolo en un servidor dedicado con 400 GB de espacio sólo para la nube.

¿Ventajas? Casi todas: cumple las condiciones a rajatabla, funciona estupendamente, tengo tantos usuarios y grupos como necesito con permisos de acceso variados, es fácil de mantener aunque algunas veces las actualizaciones las lleve a cabo el enemigo y, sobre todo, soporta aplicaciones. Así, puedo configurar la aplicación de android (importante: las diferencias entre la versión del play store y de f-droid es que una está completa y la otra no; ¿adivinas cúal es la completa?) para que vuelque las fotos y los videos en un directorio concreto como para que la aplicación Gallery las muestre en cualquier navegador o permita enviarlas como enlace protegido, tanto dentro como fuera de owncloud. Otra aplicación, Documents, convierte el navegador en un editor de textos con todos los ficheros que suba y las hay para cifrar todo el contenido de owncloud, leer ficheros pdf, reproducir música y videos, instalar un servidor de correo y noticias, etcétera.

Hay aplicaciones para casi cualquier tarea o servicio de uso cotidiano y, de verdad, merece mucho la pena echarle un vistazo a la lista completa de aplicaciones que soporta owncloud. En los siguientes puntos hablaré de tres de estas aplicaciones Calendar Plus, Contacts Plus y Grauphel.

google calendar (calendarios)

Los calendarios fueron el primer caballo de batalla del móvil con que me metí, principalmente porque la instalación de Calendar Plus en owncloud es extremadamente sencillo e importar los calendarios, también. Lo más complicado fue encontrar una aplicación que funcionase bien en el móvil porque no quería instalar 50 MB para terminar usando los calendarios de alguna plataforma concreta. Tras una larga búsqueda encontré CalDAV Sync Adapter que hace exactamente lo que quería. Crea un tipo de cuenta en la configuración de android para dar de alta calendarios de owncloud de manera sencilla y transparente. Por 778 kB no se puede pedir más. Tras crear la cuenta y autenticar contra owncloud, se pueden utilizar los calendarios sin problemas y de forma transparente, desde la propia aplicación de calendarios.

Al cambiar de móvil y meterme también con los contactos, CalDAV Sync Adapter se quedó corto. Una vez más la respuesta estaba en f-droid y se llamaba DAVdroid. Esta aplicación hace, en esencia, lo mismo que CalDAV Sync Adapter pero también soporta el protocolo CarDAV y, con el, los contactos. Se utiliza de la misma manera, creando un tipo específico de cuenta, que permite conectarse a los calendarios y los contactos de nuestro servidor. Una vez más, en f-droid está la versión completa y en el play store, no.

google contacts (contactos)

Para los contactos, instalé la aplicación Contacts Plus en owncloud, migré los casi cuatrocientos contactos que tenía en google y los ordené en grupos. En definitiva, los puse guapos y presentables. Luego, desde el móvil y con DAVdroid, los puedo gestionar a mi gusto. Los cambios y nuevos usuarios aparecen instantáneamente en el servidor y de ahí, al resto de clientes.

bola extra: google keep (contactos)

Rainy funciona bastante bien pero está basado en mono y sólo su instalación le añade 100 MB al servidor. Por eso cuando vi que owncloud tiene una aplicación, grauphel que se define como Tomboy sync server, me puse a probarla. Y el resultado es impresionante. El servicio es rápido, estable y al estar integrado en owncloud te despreocupas de usuarios. Nada más instalarlo, probé desde tomboy y tomdroid y la velocidad fácilmente duplica a la de rainy. Yo, que no soy un fanático de las notas, he vuelto al vicio de hacer una para cada chorrada que se me ocurre. Y eso es mucha carga para el servidor :).

futuro

Las siguientes aplicaciones o servicios en caer serán (sin ningún orden en particular):

  • gmail: servicio de correo electrónico.
  • XMPP: mensajería instantánea y OTR.
  • mozilla sync: sincronización de los perfiles de firefox.

A ver si, al terminar este año 2016 puedo declarar el móvil libre de aplicaciones google (si, lo sé, quedan muchas por debajo…).

Nota: la entrada de debish que menciono es Escapa a la vigilancia masiva y debería ser de obligada lectura junto con el libro de Marta Peirano.

 

#SaveTheOpenmailbox

2016-01-16-215032_935x236_scrot

Porque Google te espía y ellos no. Porque es fundamental que haya un servicio alternativo a las grandes corporaciones para preservar nuestro derecho a la privacidad. Porque lo están haciendo mejor que bien y mantener un servicio de esa talla y calidad cuesta dinero.

Porque lo merecen.

(Más info aquí)

 

Aplicaciones ligeras (II): gestiona tus recursos

apps_ligeras_2

Pues al final tarde, pero bueno, más vale tarde que nunca, reza el refranero popular. Ahí van unas cuantas aplicaciones ligeras para empezar el 2016 livianos y con recursos de sobra para emprender tanto como se os pase por la cabeza:

1.Calcurse: Una agenda con calendario en ncurses tremendamente práctica. La única pega es el tema de la sincronización entre distintos dispositivos (móvil, tableta…) , pero podéis apañarlo como enseñan aquí o cron mediante, o de la manera que se os ocurra, al final se trata de exportar/importar calendarios en los intervalos de tiempo que os resulten más útiles.

2.Newsbeuter: Lo descubrí gracias al blog de Joe Di Castro y desde entonces no he dejado de utilizarlo. Un lector de feeds ligero y funcional. De nuevo en ncurses, ¡a darle a la terminal!

3.Nitrogen: Para gestionar fondos de escritorio, eso es todo. Hace una sola cosa, pero la hace bien. Apostaría una espiral a que este ya lo conocíais todos.

4.Slock: Un screenlocker, punto. Para desbloquear, introducid la clave de usuario y no os asustéis si no véis nada en la pantalla, no tiene cuadro de texto. De las suckless tools, garantía de éxito.

5.Gsimplecal: Un sencillo calendario en gtk, útil para consultas rápidas.

Y como huevo de pascua, screenfetch, para imprimir alguna información útil en la terminal acompañada del logo de vuestra distro favorita.

¡Buen provecho!

 

¿Alguien dijo tiling?

pseudotiling_schema
Ya sabéis por entradas anteriores que a pesar de que he sido fiel usuario de Gnome durante muchos años, desde que dio el salto a la rama 3.x he estado dando tumbos entre diversos gestores de ventanas y/o entornos de escritorio. El primero de ellos fue Fluxbox que aún sigue siendo mi floating window manager favorito y sobre el cual publicamos un podcast en su momento. Tras utilizarlo durante un par de años más o menos, cambié mi sobremesa por un portátil y volví a probar con Gnome. Demasiado pesado, demasiado lento, demasiado farragoso por esas épocas (era una de las primeras versiones y estaba hasta arriba de bugs). De ahí, me lié la manta a la cabeza y me metí de lleno al mundo de los tiling window manager. Sí, esos gestores de ventanas que te organizan las ventanas automáticamente aprovechando todo el espacio de pantalla disponible. Las razones principales eran dos, por una parte, necesitaba aprovechar al máximo las muchas veces escasas 14″ de mi portátil; por otra, echaba de menos el alto grado de configurabilidad de Fluxbox.

El primer intento fue con DWM, esa pequeña joya de los chicos de suckless. Me gustaron mucho la sencillez para configurarlo (un sólo archivo en C que compilas cada vez), su infinita ligereza y las opciones para manejar ventanas (los diferentes layouts, el sistema de tags…). Filosofía KISS, escribe software que haga una cosa y que la haga bien. Eso quiere decir que DWM es exclusivamente un gestor de ventanas, tienes que construir todo lo demás a su alrededor, incluso algo tan básico como un systray. Perfecto si tienes el suficiente tiempo libre, pero no era mi caso. Así que tras unos meses de ciberasceta, vuelta a las comodidades de los entornos de escritorio. El elegido esta vez, XFCE. En ese momento, en la versión cuatropuntoalgo, era una muy buena demostración de cómo hacer un entorno de escritorio práctico, configurable y ligero. Una grata sorpresa, desde luego. Lo puse a punto en poco más de media hora y a funcionar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero pronto me descubrí configurando decenas de atajos de teclado para esto y aquello, tratando de organizarlo todo en distintos escritorios virtuales y desesperado por arañar unos píxeles verticales a la pantalla de mi portátil (hasta el extremo de eliminar la decoración de las ventanas de xfwm). Volví a interesarme por los tiling WM, y i3 estaba pegando fuerte entonces. Contaba con la sencillez de DWM, pero con una barra mucho más funcional (con systray incluído, facilidad para acoplarle conky mediante JSON…) y un sistema de organización de ventanas sencillamente genial. Sólo dos modos, floating y tiling y todo lo demás a merced del usuario. La forma de trabajar con las ventanas se basa en ir generando contenedores que a su vez puedes ir diviendo horizontal o verticalmente y redimensionando (o moviendo) a golpe de tecla. Lo más dinámico que haya pasado por mis manos jamás. Y conservando un par de layouts tremendamente útiles, stacking (¿os acordáis de wmii?) y tabbed (análogo a las pestañas de Fluxbox para organizar ventanas por grupos). Una maravilla. La configuración es aún más sencilla que la de DWM, con un fichero de configuración que por defecto viene comentado, indicando qué es lo que hace cada pedazo de texto, y una de las documentaciones más completas y organizadas con las que me haya topado nunca. A lo wiki de Arch, no os digo más.

“Sí, lo que tú digas debish, pero anda que no son feos los “tailing” esos…”

¿De verdad?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pronto (o tarde, que ya sabéis cómo nos las gastamos aquí) os cuento algunas de las nuevas aplicaciones ligeras que he descubierto últimamente y que vienen de perlas para este tipo de configuraciones.

Happy hacking!

 

jodiendo con el email

Cuando en abril de 2004 me peleaba por una de las escasas invitaciones para obtener una cuenta de gmail, no tenía ni idea que diez años tendría muchos ejemplos de porqué no es buena idea utilizar direcciones de correo que no están directamente bajo nuestro control. Ya tuve un ejemplo claro hace un año cuando recibí, sin pedirlo, el historial completo de un paciente así como el informe de evaluación de una operación a la que lo iban a someter.

El último ejemplo fue hace dos semanas. Sin previo aviso recibí un aviso de una universidad de Madrid donde daban la bienvenida a un tal Diego M… C… a sus clases. Aquel email terminó en el spam pero, unos días después me llegó un aviso de una agencia de transporte con el tracking para entregar un paquete de la universidad… en Barcelona. Spam. El tipo había puesto mi dirección de correo, o al menos una que no posee, en la ficha de una universidad. Y yo que creía haberlo visto casi todo. Así me fueron llegando avisos de los foros de las asignaturas, de la secretaría y aún más del transportista, ansioso por entregar el dichoso paquete. Hasta esta mañana, que he visto el buzón de spam lleno de sus emails y me he hartado.

Basándome en la premisa de que es mi cuenta de correo, he decidido solicitar una contraseña contra esa dirección y me la han dado. He cambiado la contraseña y, automáticamente me ha redirigido a la intranet donde, de un solo vistazo, he visto todo el daño que se podía hacer. He cerrado la sesión y he buscado a ese Diego por internet, con la esperanza de encontrar una dirección de email (que no fuese la mía). Al final, cansado de dar vueltas, le envié este mensaje por facebook:

hola…

Me llamo Diego Martínez Castañeda y, desde abril de 2004, tengo la cuenta de correo d… en gmail.com. Quizá no te diga nada pero yo empecé a saber de tí hace unas tres semanas, cuando decidiste usar una cuenta de correo que no posees para darte de alta en una universidad de Madrid. Desde entonces, todos los emails que genera esa universidad me han llegado a mí, entre otros, los de los foros de las asignaturas y los de la empresa de mensajería que te hizo llegar un paquete a Barcelona (que aún consta como no recibido).

No seré yo quien te comente los peligros de hacer este tipo de cosas porque, por ejemplo, la manera de recuperar una contraseña olvidada es a través de dicha cuenta de correo. En el caso de la universidad no hace falta ni saber el usuario para que envíen un enlace (al email) desde donde cambiar la contraseña. ¿Y luego? Luego tienes acceso al perfil completo en esa universidad y puedes, literalmente, hacer lo que quieras, desde dar altas y bajas de asignaturas a cancelar los estudios.

¿A qué viene este rollo? Es muy sencillo: me he cansado de recibir emails que nada tienen que ver conmigo porque un día te pareció bien usar mi cuenta así que me gustaría que la cambiases en todas aquellas cuentas en donde hayas podido usarla. Entiendo el porqué lo has hecho, a nadie nos gusta que nos llenen el buzón del email con spam o correos no solicitados pero, para el futuro, te recomiendo que te crees una cuenta de correo basura donde recibir todo eso o, mejor aún, que utilices servicios como yopmail.com para evitar el spam masivo.

Por último, si no eres el Diego M… C… que estoy buscando, te pido perdón por la intromisión y me gustaría que me lo dijeses para poder continuar buscando.

Un saludo,

Diego Martínez Castañeda

PD si eres ese Diego, respóndeme al email para hacerte llegar algo que es tuyo.

Como le comentaba, entiendo que no es agradable que nos llenen el buzón de correo con spam pero, sinceramente, utilizar una cuenta de correo ajena en algo tan delicado como la ficha de alumno de una universidad me parece imperdonable. Con ciertos servicios, el email es casi como el DNI y a nadie se le ocurre dejarlo por ahí.

De momento, sigo esperando respuesta de este Diego y algún otro ejemplo de mal uso del email.

 

GNU Social Camp 2015 (Gijón, 7 y 8 de octubre)

gnusocialHola familia, en esta ocasión nos hacemos eco de una entrada de Pablo (recomendamos para la gente que esté pensando en ir leer los comentarios) en la que presenta el evento, y también comenta sus razones para acudir al GNU Social Camp 2015 los días 7 y 8 de octubre en Gijón. Una ciudad por cierto, a la que como sabéis los más asiduos a la web, tanto a Diego como a mi nos unen lazos muy estrechos 😉

En Gijón, el 7 y 8 de Octubre va a tener lugar un evento muy chulo que es una oportunidad fantástica para ponerse al día y colaborar con una plataforma de software libre tan interesante como GNU Social. El Somero 2015.

Se trata de una iniciativa de Las indias y Anĉovoligo que se enmarca dentro del Somero 2015 (que va del día 7 al 12) el cual incluye también el Shareable Lab Europe y el Sharing Cities Seminar, enfocados más a la economía colaborativa.

Y está información interesante para lo que pensamos que es imprescindible que haya una alternativa cada vez más fuerte a Twitter, Facebook, etc:

Durante el GNU Social Camp vamos a poder disfrutar tanto de contenido de base como aprender acerca de Ostatus y su implementación por parte de Diaspora como de contenido muy práctico y que generará seguro aplicaciones que nos van a sorprender como la creación de temas y plugins para GNU Social.

Tenemos la suerte de poder contar con Mikael Nordfeldth, uno de los principales desarrolladores de GNU Social y de Hannes Mannerheim, creador de la interfaz Quitter para GNU Social, una interfaz al estilo Twitter que ha hecho mucho por popularizar la herramienta.

¡ Mucha suerte con el evento y disfrutad de Gijón !

 

owncloud, actualizaciones y certificados

He actualizado owncloud, mi nube particular, de la versión 8.0.4 a la 8.1.11 y tengo la impresión de haber actualizado a Windows 10. Quizá es que, con miles de actualizaciones de debian a mis espaldas que me han malacostumbrado a que sean silenciosas e indoloras, quizá es que ninguna actualización es sencilla o quizá es que tienen varios puntos que mejorar.

En cualquier caso, tras terminar la actualización tenía tres errores en la consola de administración, varias apps que no funcionaban y un problema, que el cliente de escritorio de linux (los tres, en realidad) no conectaba. Éste último fue fácil de solucionar, actualizando el cliente a la versión 2.0, que además soporta múltiples cuentas sin hacer cosas raras.

error no internet connection

De los errores, el más extraño era uno que decía que owncloud no tenía conexión a internet y que era necesaria para un funcionamiento adecuado. Lo extraño es que ese servidor está en algún lugar de Bélgica y yo, obviamente, no cojo el coche cada vez que quiero conectarme. Además, este error en concreto parecía deberse a un fichero de configuración viejo, según el solucionador de problemas de actualización, que no existía.

Leyendo a más gente con el mismo problema (y conexión a sus servidores remotos), me encontré con una persona que atinaba con la solución, diciendo que en un hilo de github alguien decía algo de un certificado. Y así es. El error se debe a que owncloud no reconoce a https://owncloud.org como entidad certificadora hasta que no tiene ese fichero y lo asocia con una desconexión de la red. La pregunta es porqué no se asegura el proceso de actualización que ese fichero existe antes de validar nada más. Así que, para solucionar el error más absurdo de owncloud, sólo tuve que descargar el código y copiar el fichero /config/ca-bundle.crt en mi instalación de owncloud. Nada más. Y, a partir de ese momento, las apps que no funcionaban y el propio entorno de gestión de apps, comenzaron a funcionar correctamente.

A lo tonto he estado pegándome con la actualización de marras unas cuantas horas para tenerlo todo bien configurado. Y luego damos (doy) por sentado que las actualizaciones tienen que ser sencillas, rápidas e indoloras. A ver si aprendo.