Abriendo el fuego

Debo reconocer que, la primera vez que dabo me comentó la idea de abrir un blog donde comentar nuestras aventuras con Debian GNU/Linux, me pareció mala idea. De esos ya hay miles, recuerdo que pensé. ¿Qué podríamos aportar? Pero si algo tiene dabo, son respuestas. Nada, sólo nuestras historias con debian, nuestras batallas, todo lo que perdemos con cada actualización y lo que ganamos al seguir haciéndolo. Cuando te simplifican algo tanto, es que no puede ser muy complicado. Así que acepté.

No ha nacido aún y éste blog ya sabe que es minoritario. Porque, en realidad, no aspiramos a nada, no queremos vender humo, ni queremos no poder decir que hemos probado o padecido todo cuanto aquí aparece. Es nuestro pequeño rincon de Debian GNU/Linux, nuestro santuario. El complemento perfecto a las otras actividades que realizamos juntos, al podcast y a las pruebas hasta horas intempestivas.

Tal y cómo apunta dabo, el nombre no es más que un homenaje, sentido y pequeño, a todos los que, de una forma u otra hacen crecer el proyecto debian. Ni en nuestros sueños más megalómanos nos tendríamos por hackers, sería una falta de respeto. Somos, principalmente, un par de tipos con algunas horas de vuelo en ciertos temas. Esa etiqueta, esa denominación, nos viene demasiado grande.

Así pues, bienvenidos todos. Comienza la función…

18 ideas sobre “Abriendo el fuego”

Los comentarios están cerrados.