Adelantado a nuestro tiempo

Definition_of_Free_Cultural_Works
He de reconocer que esta será una entrada un poco atípica. No va de nmap, de como configurar un firewall, de los intríngulis de algún lenguaje de programación ni de la Big-O-Notation. Va de algo más filosófico, o ético, una cuestión de principios, para que nos entendamos. Va de la renuncia general a un derecho fundamental, el derecho a la cultura. Y de cómo el poder del facilismo mina el interés general por preservarlo.

El artículo 44 de la Constitución Española establece que:

  1. Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho.
  2. Los poderes públicos promoverán la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del interés general.

Sin embargo, los lobbies de la industria audiovisual se empeñan una y otra vez en dificultar el acceso a la cultura, en prostituirlo, en decidir qué podemos y qué no podemos consumir y cómo lo consumimos. Así nacen engendros tales como la SGAE o la AEDE, que hacen poco por artistas, escritores y consumidores y mucho por llenarse los bolsillos (podéis buscar a un tal Pedro Farré…). Y artimañanas como el DRM, el cibergrillete de los contenidos multimedia.

Es preocupante que todo esto le importe a tan poca gente. Que se levante la voz contra el cierre de un sitio de enlaces porque no vas a poder ver tu serie favorita gratis, pero no por el flagrante atentado a la neutralidad de la red que supone. Que el único boicot a las grandes discográficas y editoras, que exprimen a los autores hasta límites insospechados, se reduzca a ahorrarnos unos eurillos para ver la peli de turno o descargar el disco de moda. Que se apoye tan poco a iniciativas verdaderamente honradas, que retribuyen al creador de manera justa y que no limitan el acceso libre a la cultura.

¿Será que el de cultura libre es un concepto adelantado a nuestro tiempo? ¿Algo tan innovador que escapa a la inteligencia social del común de los mortales? Yo creo que no, que más bien es un problema de facilismo, de egoísmo, del yo-mi-me-conmigo. Y aunque pueda parecer complicado, salir de esa peligrosa triada en realidad es bastante sencillo. Podemos regalar cultura libre estas navidades. Podemos apoyar plataformas como Jamendo, autores como Gritando en Silencio o proyectos como Gutenberg. Podemos utilizar software libre en lugar de las habituales opciones privativas. Podemos no gastar un euro en artistas que apoyan a la SGAE o en compañías que promueven el DRM. Podemos compartir a diestro y siniestro, aprovechar las bibliotecas públicas, generar conocimiento para todos. Podemos difundir las bondades de una cultura universal, accesible y perdurable; una cultura en manos de todos, generada por y para todos. Poder, podemos pero ¿queremos?

Yo sí.

2 ideas sobre “Adelantado a nuestro tiempo”

Los comentarios están cerrados.