Adelantado a nuestro tiempo

Definition_of_Free_Cultural_Works
He de reconocer que esta será una entrada un poco atípica. No va de nmap, de como configurar un firewall, de los intríngulis de algún lenguaje de programación ni de la Big-O-Notation. Va de algo más filosófico, o ético, una cuestión de principios, para que nos entendamos. Va de la renuncia general a un derecho fundamental, el derecho a la cultura. Y de cómo el poder del facilismo mina el interés general por preservarlo.

El artículo 44 de la Constitución Española establece que:

  1. Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho.
  2. Los poderes públicos promoverán la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del interés general.

Sin embargo, los lobbies de la industria audiovisual se empeñan una y otra vez en dificultar el acceso a la cultura, en prostituirlo, en decidir qué podemos y qué no podemos consumir y cómo lo consumimos. Así nacen engendros tales como la SGAE o la AEDE, que hacen poco por artistas, escritores y consumidores y mucho por llenarse los bolsillos (podéis buscar a un tal Pedro Farré…). Y artimañanas como el DRM, el cibergrillete de los contenidos multimedia.

Es preocupante que todo esto le importe a tan poca gente. Que se levante la voz contra el cierre de un sitio de enlaces porque no vas a poder ver tu serie favorita gratis, pero no por el flagrante atentado a la neutralidad de la red que supone. Que el único boicot a las grandes discográficas y editoras, que exprimen a los autores hasta límites insospechados, se reduzca a ahorrarnos unos eurillos para ver la peli de turno o descargar el disco de moda. Que se apoye tan poco a iniciativas verdaderamente honradas, que retribuyen al creador de manera justa y que no limitan el acceso libre a la cultura.

¿Será que el de cultura libre es un concepto adelantado a nuestro tiempo? ¿Algo tan innovador que escapa a la inteligencia social del común de los mortales? Yo creo que no, que más bien es un problema de facilismo, de egoísmo, del yo-mi-me-conmigo. Y aunque pueda parecer complicado, salir de esa peligrosa triada en realidad es bastante sencillo. Podemos regalar cultura libre estas navidades. Podemos apoyar plataformas como Jamendo, autores como Gritando en Silencio o proyectos como Gutenberg. Podemos utilizar software libre en lugar de las habituales opciones privativas. Podemos no gastar un euro en artistas que apoyan a la SGAE o en compañías que promueven el DRM. Podemos compartir a diestro y siniestro, aprovechar las bibliotecas públicas, generar conocimiento para todos. Podemos difundir las bondades de una cultura universal, accesible y perdurable; una cultura en manos de todos, generada por y para todos. Poder, podemos pero ¿queremos?

Yo sí.

 

Casi 100 aplicaciones Open Source / Free para sustituir a las que se usan a diario

Esta entrada va de responder a la típica pregunta que nos hacen a todos los que usamos GNU/Linux acerca de qué aplicaciones usar cuando se está empezando.Los que llevamos un tiempo ya sabemos por dónde ir, pero no está de más que tengáis a mano esta lista (en Inglés) de 92 Aplicaciones Open Source o Free Software para sustituir a las privativas que se usan a diario. La lista es extensa y no deja dudas.

He modificado el título original de la entrada ya que algunas son Open Source y otras Software Libre. No está de más para quienes tengan la duda entre lo que es Open Source y Software libre, leer esta entrada del blog (explicado muy clarito) de nuestra amiga Eugenia Bahit.

Buen Domingo y mañana…os anunciaremos un cambio importante en DebianHackers -;)

 

[short] Vim cumple veinte años

Vim, el que es considerado como uno de los mejores editores de textos y del que soy fiel usuario desde la noche de los tiempos, ha cumplido veinte años. Podría ponerme en plan abuelo, recordando los duros principios, la sensación de abandonar a un amigo (vi) por otro (vim), su empinada curva de aprendizaje inicial y las tardes de gloria que tuvimos. Podía, incluso, sacar a relucir la lucha encarnizada con emacs y las tiras de Bilo y Nano. Pero no. No es el momento.

Porque este editor, Vim, todavía tiene grandes cosas que ofrecer y, aunque veterano, creo que es uno de esos programas que se han hecho imprescindibles para muchísima gente, yo incluido. Y si, como dice el tango, veinte años no es nada, le calculo otros veinte, mínimo.

vía: Two decades of excellence: Vim turns 20! (linux.com).

PD ¿Algún usuario asiduo no lo ha instalado en los equipos windows que tenía que usar? Porque yo los cuento por docenas…

 

cómo modificar un fichero PDF con [Open|Libre]Office

Creo que a estas alturas de la batalla, pocas personas dudan de que se puedan llevar a cabo las mismas tareas con LibreOffice que antes se hacían con OpenOffice. Hoy me he llevado una muy agradable sorpresa de compatibilidad entre ambos programas.

El lío era muy sencillo: quitar una treintena de páginas de un documento PDF de más de ciento cincuenta. Hace unos pocos años, este mismo problema me tuvo ocupado durante un par de semanas para, finalmente, darme por vencido. No había herramientas suficientemente buenas para extraer un par de páginas respetando el resto del documento. Era más sencillo abrir el PDF con vim y jugársela a cara o cruz que arriesgarse con los supuestos editores gráficos.

Hoy me he encontrado con un escenario completamente diferente, empezando con que el formato PDF se publica bajo una licencia open standar, algo impensable hace tiempo y, además, el mejor convertidor a dicho formato es el que incorpora [Open|Libre]Office. Así que, en vez de buscar editores externos, instalar paquetes y pegarme con otras tonterías, me he centrado en buscar soluciones usando libreoffice.

Recordaba vagamente que OpenOffice, a partir de la versión 3, podía manipular ficheros PDF de forma nativa pero no sabía cómo hacerlo. Tras una búsqueda en google, apareció una extensión, Oracle PDF Import Extension que, tras instalarla, abrió el documento en cuestión usando LibreOffice Draw, y me permitió tratar las páginas como si fueran imágenes. Tras la correspondiente eliminación de las páginas sobrantes, pude exportar a PDF con una pérdida de calidad mínima y dar por cerrado el lío.

En total, no empleé más de cinco minutos para realizar la operación, un tiempo insignificante si se compara con las dos semanas de la última vez.

 

Dabo participa en el podcast de Treki23, sobre software libre y Linux

Dabo, la parte contratante de la segunda parte de este blog, no da abasto con los podcast. Tal y como publica en su blog, se ha pasado una noche Hablando de GNU/Linux en el podcast de Treki23.

La lista de contenidos del podcast ya da a entender que se trata de un monográfico sobre Linux, en el que al final se “enfrenta” a los sistemas operativos más conocidos y utilizados. Al menos a priori.

  • Presentación
  • ¿Por que cambiar a Linux?
  • Linux en el hogar
  • Linux en la empresa
  • El Futuro de Linux
  • Linux vs Windows
  • Linux vs Mac
  • Despedida.

Tras escuchar atentamente el podcast y reprimir (a duras penas) mis ganas constantes de dar réplica a casi cada frase, he llegado a una conclusión: me alegro de no haber participado, por lo heterogéneo del grupo y, sobre todo, por la caña que les mete Iván, el presentador, a los colaboradores. Que no se me malinterprete porque en esta afirmación hay, en cierto modo, un poco de admiración. Hoy en día, donde no predomina la objetividad, no es común escuchar una conversación controvertida a ratos y en la que se exponen diferentes puntos de vista de forma clara y sin tapujos. Por momentos parecía un ataque a Linux y una defensa a ultranza de MacOSX para, después, suavizarse la conversación con puntos comunes.

Y, aunque tengo que admitir que ciertos comentarios me ofendieron (no diré cuales pero las incompatibilidades de OpenOffice son mucho más que parciales y merecen una revisión a fondo :)), el tono general de discusión, en el buen sentido de la palabra, me ha sorprendido y ganado como usuario del podcast.

Conozco a Dabo un poco (pero sólo un poco :)) y me he quedado de piedra al escucharle dudar en ciertos tramos, cosa poco habitual en él. Aunque, sí quiero resaltar un párrafo que menciona en su blog y que, creo, se puede sacar como corolario a este podcast:

Mi opinión en este caso tiene que ser tomada como eso, una opinión más de alguien que ha usado los 3 sistemas operativos con diferentes grados de profundización en ellos. Partiendo de la base de que no me gusta ser tomado como un ejemplo de nada, porque hablando de software, los asiduos ya sabéis de mis devaneos con él, mi mejor consejo es prueba, compara y decide.

Nota: muchas gracias por las menciones, pero no trabajo en la administración pública, lo hago en una empresa que desarrolla proyectos para la administración. No sé si es mejor o peor, pero no es lo mismo.

 

Contando pingüinos

Estos días, gracias a artículos de prensa como el mencionado en el podcast número 22, ha surgido una iniciativa por parte de DudaLibre.com para obtener un número aproximado y verídico de usuarios de GNU/Linux. Dicha campaña se llama Campaña Somos más del 1% y, para colaborar sólo es necesario una cuenta de correo electrónico y especificar país y distribución favorita. Todo muy rápido y sencillo, como corresponden a estos tiempos.

Contador de usuarios linux

Contador de usuarios linux

Yo, que ya he rellenado el formulario para que me tengan en cuenta, me pregunto si es verdaderamente necesario una iniciativa así. Porque, si es cuestión de echar números, el contador de li.org lleva desde 1999 proporcionando todo tipo de datos y estadísticas acerca del uso de GNU/Linux, sus distribuciones y programas más relevantes, así cómo del hardware empleado y la localización exacta de los usuarios. Además, acorde a los datos con que cuentan hacen estimaciones del número aproximado de usuarios de linux y de ordenadores que están funcionando gracias al software libre porque suponen (y yo también) que por muy publicitado que esté un sitio de estas características, no todo aquel que utiliza este software va a crearse una cuenta, llenarla con datos y, mucho menos, actualizarlos.

No soy partidario de reinventar la rueda y mucho menos en estas cosas de números y estadísticas y, en un caso como este, abogaría más por la unión que por la reinvención. Al final, de lo único que se puede estar seguro con ellas es de que todo aquel que las interpreta, gana.

 

Información extra del estado de los paquetes con aptitude ({a}, {u})

Dabo, que es un culo inquieto, me llamó una noche para preguntarme por un tema que le atormentaba y no le dejaba dormir. Tras la enésima actualización del macbook se dio cuenta de que aparecían unos códigos tras cada paquete a instalar o desinstalar y, como casi nada es casualidad en este mundo, pretendía averiguarlo antes de irse a dormir. Y, ya de paso, fastidiarme el sueño a mí :D.

Hablábamos de unos caracteres escritos entre llaves que aparecían tras cada uno de los paquetes a tratar en un aptitude full-upgrade (creo que con los install también pasa) y de los que no había ni rastro con otras herramientas de gestión de paquetes como apt o synaptic. Dedujimos que se trataba de alguna mejora en aptitude y nos pusimos a darle vueltas a una hora en que deberíamos estar durmiendo.

El ejemplo se puede ver al intentar la actualización diaria con aptitude:

Suponíamos, erróneamente, que la etiqueta {a} aparecía al añadir (add) un nuevo paquete y {u} al desinstalarlo (uninstall) pero se dieron un par de casos en que las etiquetas se aplicaban en las operaciones contrarias.

Al final, cansado de buscar infructuosamente durante un día y pico, decidí enviarle un correo electrónico al mantenedor del paquete aptitude en Debian, planteándole la duda. Es una medida un tanto expeditiva y que utilizo sólo en ocasiones justificadas, tras cribar la documentación del paquete e internet en busca de respuestas. Y la respuesta sigue dejándome de piedra.

Veinticinco minutos después recibí un correo, cordial y amable en donde el señor Burrows me sacaba de dudas y me explicaba que las etiquetas dan información extra acerca del estado de los paquetes a tratar.

Traducido libremente, viene a decir que las etiquetas significan:

  • {a}, cuando el paquete se instaló o eliminó automáticamente.
  • {b}, cuando alguna dependencia del paquete tiene incompatibilidades con los cambios propuestos.
  • {p}, cuando el paquete va a ser purgado además de borrado.
  • {u}, cuando el paquete va a ser borrado porque no se utiliza.

Así pues, sólo se trataba de eso, de ampliar la información del estado de los paquetes sobre los que va a efectuar alguna operación. Más información para tomar mejores decisiones, supongo.

Y por último me gustaría mencionar el gran trabajo que hacen los desarrolladores y mantenedores, en debian y en cualquier otro sistema operativo y programa Open Source, por su rapidez de respuesta y sus ganas de ayudar. Esta es, definitivamente, una guerra que hemos ganado entre todos.