jodiendo con el email

Cuando en abril de 2004 me peleaba por una de las escasas invitaciones para obtener una cuenta de gmail, no tenía ni idea que diez años tendría muchos ejemplos de porqué no es buena idea utilizar direcciones de correo que no están directamente bajo nuestro control. Ya tuve un ejemplo claro hace un año cuando recibí, sin pedirlo, el historial completo de un paciente así como el informe de evaluación de una operación a la que lo iban a someter.

El último ejemplo fue hace dos semanas. Sin previo aviso recibí un aviso de una universidad de Madrid donde daban la bienvenida a un tal Diego M… C… a sus clases. Aquel email terminó en el spam pero, unos días después me llegó un aviso de una agencia de transporte con el tracking para entregar un paquete de la universidad… en Barcelona. Spam. El tipo había puesto mi dirección de correo, o al menos una que no posee, en la ficha de una universidad. Y yo que creía haberlo visto casi todo. Así me fueron llegando avisos de los foros de las asignaturas, de la secretaría y aún más del transportista, ansioso por entregar el dichoso paquete. Hasta esta mañana, que he visto el buzón de spam lleno de sus emails y me he hartado.

Basándome en la premisa de que es mi cuenta de correo, he decidido solicitar una contraseña contra esa dirección y me la han dado. He cambiado la contraseña y, automáticamente me ha redirigido a la intranet donde, de un solo vistazo, he visto todo el daño que se podía hacer. He cerrado la sesión y he buscado a ese Diego por internet, con la esperanza de encontrar una dirección de email (que no fuese la mía). Al final, cansado de dar vueltas, le envié este mensaje por facebook:

hola…

Me llamo Diego Martínez Castañeda y, desde abril de 2004, tengo la cuenta de correo d… en gmail.com. Quizá no te diga nada pero yo empecé a saber de tí hace unas tres semanas, cuando decidiste usar una cuenta de correo que no posees para darte de alta en una universidad de Madrid. Desde entonces, todos los emails que genera esa universidad me han llegado a mí, entre otros, los de los foros de las asignaturas y los de la empresa de mensajería que te hizo llegar un paquete a Barcelona (que aún consta como no recibido).

No seré yo quien te comente los peligros de hacer este tipo de cosas porque, por ejemplo, la manera de recuperar una contraseña olvidada es a través de dicha cuenta de correo. En el caso de la universidad no hace falta ni saber el usuario para que envíen un enlace (al email) desde donde cambiar la contraseña. ¿Y luego? Luego tienes acceso al perfil completo en esa universidad y puedes, literalmente, hacer lo que quieras, desde dar altas y bajas de asignaturas a cancelar los estudios.

¿A qué viene este rollo? Es muy sencillo: me he cansado de recibir emails que nada tienen que ver conmigo porque un día te pareció bien usar mi cuenta así que me gustaría que la cambiases en todas aquellas cuentas en donde hayas podido usarla. Entiendo el porqué lo has hecho, a nadie nos gusta que nos llenen el buzón del email con spam o correos no solicitados pero, para el futuro, te recomiendo que te crees una cuenta de correo basura donde recibir todo eso o, mejor aún, que utilices servicios como yopmail.com para evitar el spam masivo.

Por último, si no eres el Diego M… C… que estoy buscando, te pido perdón por la intromisión y me gustaría que me lo dijeses para poder continuar buscando.

Un saludo,

Diego Martínez Castañeda

PD si eres ese Diego, respóndeme al email para hacerte llegar algo que es tuyo.

Como le comentaba, entiendo que no es agradable que nos llenen el buzón de correo con spam pero, sinceramente, utilizar una cuenta de correo ajena en algo tan delicado como la ficha de alumno de una universidad me parece imperdonable. Con ciertos servicios, el email es casi como el DNI y a nadie se le ocurre dejarlo por ahí.

De momento, sigo esperando respuesta de este Diego y algún otro ejemplo de mal uso del email.

6 ideas sobre “jodiendo con el email”

Los comentarios están cerrados.