4 años de DebianHackers, ¡gracias! ¿DH Elementals?

Para más antiguos del lugar y los recién llegados, os dejo este enlace con nuestras anteriores celebraciones. Si acabas de llegar “ahora”, recibe nuestra bienvenida.

Cuatro años, 1460 días moviéndonos a ritmo de .deb, compartiendo con vosotros tanto desde aquí como a través de otros proyectos que llevamos adelante, porciones de lo que nos apasiona. Irregulares, pero constantes, cuatro años muy intensos con grandes y profundos cambios para los cuatro (como esos años) que escribimos aquí.

Seguro que también que para la parte más importante, vosotros, que también nos ayudáis a llevar esto adelante con vuestros comentarios, menciones, reseñas, en definitiva, cercanía… De esa que sólo te llega de una comunidad como la que rodea al mundo de GNU/Linux, a la que mueve un interés común, intentar hacer más fácil y plena la vida de las personas con el Software como hilo conductor, pero más bien puede ser “una gran excusa”, ya que esto no es sólo electrónico y los lazos traspasan los RFC del TCP-IP.

Y aquí seguimos y seguiremos, con una irregularidad necesaria para escribir sólo cuando queremos hacerlo y no quemarnos en el intento, pero procurando aportar contenidos de calidad fuera de las necesarias noticias que a veces reseñamos, y sobre todo, material que cada uno de nosotros usamos en nuestro flujo de trabajo diario y “nos funciona”.

La idea sigue siendo la misma, Debian y su extensa familia en un blog más de los muchos que hay sobre GNU/Linux, pero con un mensaje y trasfondo lleno de orgullo. No es otro que poner nuestro granito de arena para promover Debian incondicionalmente.

Una vez más, os damos las gracias a todos y todas los que os pasáis por aquí y nos hacéis un hueco dentro de tantas dosis de información en tantos frentes ;).

¿DH Elementals?, os preguntaréis. Pero… esa parte ¡le toca a Debish! (Próximamente…)

7 Comentarios

[short] Vim cumple veinte años

Vim, el que es considerado como uno de los mejores editores de textos y del que soy fiel usuario desde la noche de los tiempos, ha cumplido veinte años. Podría ponerme en plan abuelo, recordando los duros principios, la sensación de abandonar a un amigo (vi) por otro (vim), su empinada curva de aprendizaje inicial y las tardes de gloria que tuvimos. Podía, incluso, sacar a relucir la lucha encarnizada con emacs y las tiras de Bilo y Nano. Pero no. No es el momento.

Porque este editor, Vim, todavía tiene grandes cosas que ofrecer y, aunque veterano, creo que es uno de esos programas que se han hecho imprescindibles para muchísima gente, yo incluido. Y si, como dice el tango, veinte años no es nada, le calculo otros veinte, mínimo.

vía: Two decades of excellence: Vim turns 20! (linux.com).

PD ¿Algún usuario asiduo no lo ha instalado en los equipos windows que tenía que usar? Porque yo los cuento por docenas…

2 Comentarios

dándome de baja

Me he dado de baja de las listas de correo de debian, tras una quincena de años afiliado. Y, para qué negarlo, me ha dolido un poco. Ha sido mucho tiempo recibiendo correos, respondiendo y tratando de aportar algo, por poco que fuese, al proyecto. A través de estas listas (estaba suscrito a varias, en español e inglés y se tocaban todo tipo de temas), he conocido a gente interesante, generosa y volcada con ayudar a los demás, algo bastante raro hoy en día.

Cuando comencé a seguirlas eran la fuente de información más potente y fiable sobre debian, donde siempre encontrabas una mano amiga y un comentario salvador. Poco a poco adquirías confianza y entonces eras tú el que ayudaba a otros y te metías hasta las cejas en el mundo del software libre y de debian. Tengo que reconocer que durante una temporada fue una adicción.

Me he dado de baja, principalmente, por dos motivos: porque hacía algún tiempo que no estaba en la conversación, que no aportaba nada y porque las preguntas se han vuelto repetitivas hasta en las malas formas. Al igual que sucedió con los grupos de usuarios de linux, las funciones de las listas de correo se han visto bastante mermadas, en favor de otras fuentes de información y han quedado como los últimos reductos de desarrolladores.

Al volver de vacaciones me propuse hacer limpieza en gmail y me di cuenta de que hace un tiempo que no leo los correos, que tengo un filtro que los archiva para que sólo tenga que marcarlos como leídos, sin culpa alguna, cuando se amontonen demasiados. Eché la vista atrás y vi que era la tendencia, el marcar sin leer, de los últimos seis u ocho meses y, por mucha pereza que me daba, decidí terminar de una forma elegante.

Espero, de verdad, tener que recular y volver a inscribirme en alguna de las listas de correo, entonando el mea culpa. Será un día feliz.

Nota: lo he publicado en mi blog y lo he copiado aquí. Si, soy vago. :)

8 Comentarios